Sexto objetivo cumplido: Conocer una nueva ciudad española

Cuando estuve en Oslo, decía un chico que había estado dos veces en Tromsø y ninguna en Cuenca. Puede parecer una tontería, pero es cierto que he visitado algunas ciudades un montón de veces (véase Londres) y en cambio, tengo muy abandonada la geografía española.

Así que aprovechando el puente de Semana Santa, me he ido a conocer Bilbao, donde nunca había estado. La ciudad es bonita, soy muy fan de las ciudades cortadas a la mitad por un río.


Además coincidió que estaban celebrando el Basque Fest, y había eventos de todo tipo por la ciudad. Por ejemplo, me subí en un barco por la Ría, que además de contarte la historia de la ciudad, hacían una supuesta boda entre Begotxu del Botxo y un tal Miguel/Mikel/Michael, su novio del instituto. Media hora de risas aseguradas.


También había campeonatos de deportes tradicionales, y qué queréis, son vascos.


De lo típico, pasé por el Guggenheim, y mereció la pena entrar aunque solo fuera por la arquitectura del edificio, que es espectacular.

Me subí en el Funicular a Artxanda, para poder ver una panorámica de la ciudad (ya que al edificio más alto, la Torre Iberdrola, no se puede subir sin invitación). Y eso que como bien decía Begotxu, esa Torre la hemos pagado todos…

Muy llamativa la alfombra de goma del Puente de Calatrava, otra de esas grandes ideas del arquitecto, porque quién podía pensar que en Bilbao llovía…

Y de la gastronomía, me llamó sobremanera la atención la variedad de helados existentes. Desde helados con sabor donut, palmera de chocolate a cannabis, o bacalao al pil pil. ¿De dónde sale este interés en Bilbao por la innovación en el mercado heladero?


Ah, por si visitáis la ciudad y necesitáis un diccionario, os dejo uno que me dieron en el barco. 🙂

img_6928
En general me ha gustado, aunque la elección de alojamiento, esta vez, fue un craso error. (Pero esa historia merece un post ella sola).

 

 

#Anafacts vol.I

Voy a inaugurar una sección en el blog de cosas absurdad que llamaré los “Anafacts” porque hay cosas que se pasan de absurdas, hasta para mí.

Volvía de Bilbao en coche, así que lo anuncié en blablacar, por eso de volver acompañada y sacarme unas perrillas… Había quedado con dos italianos, y un tercer chico, que venía de algún viaje por Europa. Quedé con los tres en la estación de Bilbao.

Obviamente en nuestra desarrollada imaginación, siendo dos italianos de 23 años, serían por lo menos modelos de Erasmus en Gijón (¿por qué no?).


Al final llegan un chico y una chica italianos, muy jovencinos ellos, pero nada de modelos de colonias caras. También el tercer chico llega puntual.

Arrancamos rumbo a Gijón, y nos ponemos a charlar sobre de dónde somos y qué hacemos. ¿Qué probabilidades hay, de que el chico al que acabo de recoger, un completo y absoluto desconocido, trabaje en la misma empresa que yo? Pues eso. Ni los dorsales ni la lotería me tocan, pero hay veces que estas coincidencias me matan. En fin, mañana le saludaré en la cafetería.

Corriendo por Bilbao

Dicen que la mejor forma de conocer una ciudad, es corriéndola, así que aprovechando que el escándalo nocturno me ha despertado, he salido a correr por Bilbao en una mañana lluviosa (¿dónde ha quedado el sol de ayer? 😫😫😫).
 ¿Cómo consigues una foto en el Guggenheim sin gente? ¡Madrugando!

 
Ojito a la alfombra que han plantado en el puente de Calatrava para que no resbale…

   Y aquí el pobre perrete y yo mojándonos. 

Tenía que haberme ido a Canarias. 

¿Qué planes tienes para Semana Santa?

¿Vas a correr alguna carrera? ¿Subir al monte? ¿Irte a algún sitio con playa, sol y calor? ¿Vuelves a casa a ver la familia? Sea cual sea tu plan, solo puedo decir ¡que lo disfrutes!

perro-en-vacaciones

¿Se nota que ya estoy de puente? Seguramente sip. Y eso que me toca ir al gym y a correr y he quedado para cenar en Oviedo, pero hoy ya se hace todo un poco menos cuesta arriba siendo puente. 🙂

Y desde luego, un temazo para cantar a voz en grito en el coche.

Es el fin… 

Hablaba ayer con una amiga (cuyo nombre no desvelaré) que parece que el mundo se va a la mierda. Entre los cambios bruscos de temperatura, las estaciones que empiezan cuando quieren y que al final, no hacemos nada por solucionarlo, cualquiera diría que es verdad. Que nos vamos a la mierda. 

Asturias, Cabo Vidio

A post shared by Ana (@anabparra) on

La conversación venía a que, ante un futuro tan incierto (a todos los niveles, ya no solo a si el mundo se acaba o no), ella se estaba planteando el verano como el verano de su vida. Piensa viajar, dormir al aire libre, conocer nuevas ciudades y nuevas playas y simplemente, disfrutar. Y su consejo era que disfrutara y viviera el momento, (“si te apetece comer algo, cómelo, y si te apetece hacer algo, hazlo”)  ya que no sabemos donde estaremos el año que viene. 

Playa As Catedrais

A post shared by Ana (@anabparra) on

Igual es la inminencia de los 30, pero creo que tiene, toda la razón.

Con Semana Santa a la vuelta de la esquina

Por fin parece que la Semana Santa está ahí. Se que últimamente tengo muy olvidados los objetivos, pero poco a poco que no todo se puede hacer en tres meses.

  
Voy a aprovechar el puente para conocer Bilbao, ya que nunca he estado. Es absurdo lo sé, pero como decía un chico que conocí en Oslo, “he estado dos veces en Tromsø y ninguna en Cuenca”. Pues algo así. La verdad es que me falta mucho por conocer de España, sobre todo de Andalucía,  no se porque me empeño siempre en marchar a todos lados menos a lo que me queda cerca.

  
Además, voy a visitar Elizondo. Seguramente ni te suena, pero es el pueblo en el que suceden las novelas de Dolores Redondo la “Trilogía del Baztán”. Creo que el sitio es muy parecido a Asturias, pero tengo ganas de visitarlo.

¡No queda nada!

 

Pasaporte a Traveserina

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¡Que tengo dorsal para Traveserina! Y eso que parece que los sorteos y yo este año estamos enfadados. Para que os hagáis una idea, no solo estaba ya mentalizandome para correr otra carrera de Cantabria, sino que esta mañana hasta reservé el alojamiento. 

Así que, puedo confirmar que ya tengo dorsal para cumplir otro de mis objetivos. Correr una maratón de montaña (y que Dios nos pille confesaos). Empiezo a acojonarme. 🙈🙈🙈

  
Me han pedido que me desdiga sobre el post de ayer, así que solo por contentar a a Raquel, Pablo y Dani (que en el fondo, son los que más me aguantan) lo diré alto y claro. Soy una bocazas, y el mundo se dedica a corregirme siempre. ¿Contentos?

Y ya sabéis… Si me queréis… ¡Venirse al monte! ☺️