Los martes son peores que los lunes

Creo que tendemos a pensar que el peor día de la semana son los lunes, cuando en realidad, los martes son mucho peores. Queda tooda la semana por delante y tienes más sueño que el lunes… (Al menos, es la teoría en la mesa romántica).

  
(Me encanta Mr. Puterful y era el día perfecto para poner una viñeta suya)

Así que, ahora que el martes ya pasó, que mejor que unas cuantas canciones con las que últimamente voy a voz en grito conduciendo… ☺️☺️☺️ 

“Who is loving you?” Auryn con Anastasia

Me encanta esta canción, además cualquier cosa en la voz de Anastasia, mejora. ¿Cómo han conseguido estos niñatos modernos que Anastasia cante con ellos? Ni idea, pero es que es para parar y ponerse a bailar y gritar en medio de la calle… Ojito también al cuerpazo de ella, ¡quién llegara así a su edad!

“Geometría Polisentimental” Fangoria

Porque al final, con cualquier cosa que cante Alaska apetece bailar y cantar.

“Como te atreves” Morat

Esta canción suena a verano, y si suena en el coche apetece gritarsela a algún gilipollas. Nunca había visto el video hasta ahora, y vaya cara de pringadete que tiene el cantante. 

Bueno después de ver este último video… ¡Es que son niños!🙈

Anuncios

No soy mujer de gimnasios

 Siempre lo he dicho y lo mantengo. De hecho, ir al gimnasio, es de esas cosas que siempre creí que nunca haría (thanks world!). 

Como parece que no quedaba otra, me apunté al gimnasio más cercano a mi casa para escaquearme lo mínimo (y no buscar excusas como la lluvia, el aparcamiento, etc etc). Lo que seguramente haya sido la peor de las ideas, porque cerca estará, pero debe ser el gimnasio más cutre de Gijón (mejor no decir el nombre por si las moscas). 

  
Y claro, me faltaría hacer unas cuantas visitas a otros gimnasios, pero yo creo que la fauna es similar… Esas señoras que van a cotillear, quejarse, y aprovechar pra toquetear al monitor (que podría ser su hijo). Los “machotes” que van a ver si algo cae (aunque sea una señora de las cotillas) y se ponen a hacer pesas mientras dan grititos. Los “jóvenes que no son tan jóvenes” que son grupetes mixtos de cierta edad, (pasada ya la cuarentena con ganas), seguramente divorciados, y todos bastante bien conservados, (fisicamente al menos) pero que desde luego creen que tienen 20años menos y se comportan como tal…

Y luego estoy yo, que no me junto con nadie, miro a todo el mundo como las vacas al tren y estoy pensando este tipo de gilipolleces. Y lo peor, soy tan pringada que hasta me ejercito con la camiseta puesta. Así no Anina… 

Aunque bien pensado, seguramente el problema es que en mi gym no hay chicos como estos… (Que no se quienes son pero ahí están en Instagram demostrando que en algún sitio hay un gimnasio de buenorros).

Las lecciones más importantes, se aprenden en los bares

Parece la típica frase tonta que todos decimos algun vez (borrachos), pero al final los bares son esos liugares donde acabas juntandote con gente conocida y desconocida, y debatiendo cualquier tema.

  
Concretamente hoy, me tropecé esta servilleta en un bar de Benia de Onís, y aunque sea una chorrada, creo que encaja percectamente con mi estado de ánimo actual, y se merecía, al menos una foto.

En Bilbao me encontré esto escrito en la pared de un bar y también me pareció que daba en el clavo. Porque a veces simplemente no nos estamos haciendo entender… 

  

Sábados retrospectivos

Tener un blog tiene que servir para algo más que para contar aventurillas. Quizás también para desahogar en ciertos momentos. 

Ya no hay nada sencillo. Las cosas pasan. La vida pasa, y nos hacemos mayores. Me gustaría creer que con los años también más sabios, pero no lo tengo nada claro. 

Si pudieras ¿volverías a los 20? Seguramente no. Las cosas eran mas sencillas, pero también quizás, más aburridas. Ni siquiera hace falta volver tan atrás. Hace 3años todo era distinto, ¿mejor? ¿Peor? No sabría decirlo. Vivía en otro país y el futuro era una incógnita.

De hecho hace dos años era toda inseguridades. Aquí estoy, 730 días después, sin saber quién soy ni a donde voy, pero al menos, tengo alguna meta clara. ¿Y hace un año? Me imaginaba un absurdo final feliz, yo que soy la mayor incrédula que conozco. 

El tiempo pasa, y yo cada día tengo menos claro si el camino es el correcto. Dejaremos que sean el viento y el monte los que decidan.

Atardeciendo…

Ya llevo algo más de dos años viviendo en Gijón, y la verdad que si algo sigue llamándome la atención son los atardeceres (y los amaneceres cuando me coinciden) sobre el mar.

Justo ahora volvía de correr y me encuentro este espectáculo. Como para no parar y sacar una foto. Ayer me decía uno de mis jubilados que qué hace una ovetense de la Villa viviendo en Gijón y en un equipo de Avilés…  

 

Siempre diré que Oviedo y Gijón son ciudades completamente distintas e incomparables, ya que Gijón tiene playa, y solo por eso, ya gana. A estas alturas ni siquiera creo que me vuelva a vivir a Oviedo si no es por un cambio radical en mi vida.

Souvenirs del mundo

Con lo mucho que me gusta viajar, no puedo evitar traerme siempre alguna chorrada que me recuerde al sitio donde he estado. Me encanta acumular souvenirs, no puedo evitarlo, así que también aprovecho para traer y que me traigan cosinas, cuando algún amigo/a se va por ahí. 

Hoy Raquel me ha traído una docena de huevos de chocolate belga, así de bonitos. 😍😍😍😍

  
Os confirmo que saben como un trocito de cielo… Y pensando qué hacer con la “huevera” tan divina en la que vienen metidos, me he dado cuenta que en el último par de años he acumulado regalinos de amigos de un montón de sitios. Hubo un tiempo que nos dio solo por las bolas de nieve, (aunque son muy frágiles, y en algún aeropuerto me han dicho que tenían que ir en la bolsa de los líquidos… ¿?)

  
Ultimamente somos más de imanes. Lo bueno de estar en una empresa grande y con un mercado principalmente internacional, es que los viajes son a sitios cuando menos exóticos. ¿Quién tiene un marcapáginas de Kuwait? La bailonga es de Cuba.

  

En cualquier caso… La limpiadora debe de odiarme profundamente, ya que lo tengo todo acumulado bajo la pantalla. 

Algún día saco una foto a mis frases motivacionales… 😏

Pastores de Portudera y otros

Tengo abandonado el blog los últimos días, porque la verdad ando a mil cosas y nunca encuentro hueco para escribir. Todavía hoy me dijo una amiga que esperaba que no me diera un ataque de ansiedad… (Quiero creer que no vivo tan estresada pero no se yo).

Asi que aprovechando el día de descanso y resaca, habrá que intentar contar el fin de semana.

Nos fuimos a Cabrales a correr el Trail de los Pastores de Portudera. Las predicciones en cuanto al tiempo eran malísimas, así que yo salí preparada para el invierno (craso error). Me sobró ropa toda la carrera. Hasta el sol salió un rato. La carrera en si me gustó mucho, quitando que me caí un montón de veces, y en una pensé que me había hecho daño en serio. 

  
Mucho barro, nieve, y por suerte, no nos llovió (la que les cayó después a los de la maratón, si que fue impresionante). 

Además, un amigo me ha regalado la camiseta que llevaba tanto tiempo queriendo (muchas gracias Monchu!!), la de la carrera de la 27Kangas del año pasado… 

 
La maratón nocturna, creo que merecería un post ella sola, así que ¡mejor me la salto!