Briconsejos sobre running

En todos los blogs sobre running te dan mil consejos sobre qué calzarte, cómo vestirte, qué comer, cuánto y cómo entrenar…Así que poco os voy a contar yo, sobre todo porque hace nada que empecé y para mi todo es nuevo. 

Pero si que es cierto que en el último año he desarrollado varias teorías sobre el running, y tengo algunos briconsejos de cosecha propia sobre esas cosas que no te cuentan en ningún sitio. 

– Es imposible correr por Gijón (o por una ciudad pequeña) sin encontrarte a gente conocida. Ya sean las 6 de la mañana de un viernes y alguien te ve pasar por Begoña corriendo, o a las 7 de la tarde por el muro, siempre hay alguien conocido. ¿Por qué es importante? Ojito a las pintas que llevas… Yo soy muy de ir como “la Xata la Rifa”, y luego pasa lo que pasa… (Los colores de la ropa de trail, no ayudan).

 
– No se puede correr carreras en pareja. Es como bajar el Sella… Va a acabar en drama. Yo siempre corro con mi amigo Pablo, y nos toleramos, esperamos, ayudamos, perdonamos algún abandono accidental (😉), cotilleamos… Pero solo porque somos amigos. Con una pareja seguramente acabaría discutiendo monte arriba y monte abajo… No compensa.

  
– Es muy (muy muy) satisfactorio correr una carrera contra un ex… Y ganarle. Sobre todo si la ruptura fue unilateral, y si el chico en cuestión es supercompetitivo… No tiene precio. 👏🏽👏🏽👏🏽

– Acabarás conociendo sitios espectaculares que no sabías que existían.  Y tendrás agujetas en partes del cuerpo a las que no sabes ponerles nombre. Pero al final… ¡Compensa! Lo prometo.

  
 

Hace tres años… 

Estos días, me he dado cuenta que justo hace tres años, estaba organizándolo todo para marcharme a vivir a Cardiff. Me acuerdo que me iba con muchas ganas y a la vez unos nervios exagerados. Era la primera vez que iba a vivir fuera de casa de mis padres, y encima en UK. 

Menos mal que me mude con mi amigo Juan, lo que hizo que la transición no fuera tan difícil. 

  

Aunque al final allí no encontré trabajo, lo cierto es que fue una experiencia única y muy divertida. Las excursiones para conocer la zona, la mudanza al loft del río…

  
Visto en la lejanía… ¡Qué tiempo tan feliz!  

 
Lo gracioso es que si nos ves ahora, Juan y yo hemos cambiado mucho, pero espero que sigamos muchos años más viendonos por el mundo. 

Aquí estábamos el julio pasado en Mallorca… A donde yo opino, ¡que deberíamos volver este verano! 😉

  

“If you never try, you’ll never know”

Se acaba enero, y llueve. Y correr hora y media bajo la lluvia, aclara las ideas, o te da un catarro para que te olvides de todo…

Creo que no soy nada indecisa. En general suelo tener claro lo que quiero e intento conseguirlo, ya sea estudiando, entrenando o como sea…

El problema empieza cuando te das cuenta de que quieres algo imposible. O peor todavía, quieres algo que parece posible, cercano incluso, pero si te acercas demasiado… Se aleja. Así que pones un mundo de por medio, lo que sea con tal de “desengancharte”. Pero parece que entonces siempre vuelve.

Ayer cenando con un amigo se lo preguntaba. ¿Qué haces cuando ya lo has intentado varias veces y siempre parece que si pero no (o no pero si)?
Estoy en ese punto que creo que o tiro la toalla… O me tiro desde un avión sin paracaídas. Y que sea lo que tenga que ser.

“Soy Pilgrim”

¿Os gustan las novelas policíacas? Pues os recomiendo “Soy Pilgrim” de Terry Hayes. 

La historia en si, no es seguramente de las más originales, aunque si sucede en la actualidad, quizás en un presente paralelo, no en la realidad que conocemos, pero podría ser perfectamente mañana. 

El caso es que está contado de una forma… Que engancha. Todo lo cuenta el protagonista desde su punto de vista. Va hilando sucesos anteriores de una manera  que resulta imposible soltar el libro. (No quiero dar ningún spoiler, merece la pena leerlo sin saber de qué va). 

Hacía mucho que no me enganchaba tanto con una novela. Quizás desde la novela de “La verdad sobre el caso Harry Quebert“. 

Tengo que decir que me encanta leer, desde pequeña siempre he tenido un libro en la mano allá donde iba. Daba igual que fuera a la piscina, a la playa o al pueblo, siempre tenía que estar leyendo algo (de ahí el objetivo de intentar 50 libros en un año). Últimamente, he dejado un poco aparcado este hábito ya que apenas tengo tiempo a nada, pero admito que con este libro, he vuelto a sentir esa necesidad de leer en cualquier momento y lugar, para ver como continúa. 

Todavía no lo he terminado, así que espero que el final no me decepcione… ¡Y tenga que escribir otra reseña criticandolo!

Canciones bonitas en Enero

No sé si es que es enero y hace sol, o es que no me queda nada para irme de vacaciones y ya me veo en Noruega, o será que simplemente tengo el día tonto, pero si el otro día os hablaba de Adele y sus canciones tristes (y lo amigas que habríamos sido en otra vida), hoy traigo un par de canciones ñoñas que he descubierto hace poco, y son bonitísimas. 

Por un lado está esta de Elefantes con Love of Lesbian y Sidonie. Se llama directamente “Te quiero” y no tiene mucho que explicar. (Además, cualquier cosa, en la voz del cantante de Love of Lesbian… Suena mejor.) 

Y por otro, está esta canción del último disco de Macaco. Se llama “Coincidir” y también es de esas canciones bonitas que te imaginas en la peli romántica de tu vida (siempre he tenido mucha imaginación, ya sabéis). 

Cambiad a los chicos del video, por Hugh Grant a sus trentaitantos y yo… Y yo ¡lo veo!

De mis superpoderes…

Si puedo presumir de algún superpoder (mierder) en esta vida, está claro que es el de que la gente desconocida me hable. No es broma y me pasa en cualquier sitio, fuera de España también. Esto me lleva a situaciones cuando menos, ridículas, en las que me veo pensando…  ¿y por qué me contaran a mí esto?
Por ejemplo, cruzando con Patri el puente de Brooklyn, un americano que estaba en el carril de al lado en un atasco, me preguntó si era de Bilbao, porque él veraneaba en Castro Urdiales. ¿?
Siempre he creído que es porque tengo cara de buena, y la gente da por hecho que sea lo que sea lo que me cuenten, me va a interesar. Supongo que eso, sumado a que en general hablo por los codos, hace que siempre acabe en conversaciones absurdas o que la gente me cuente más cosas de las que en general, necesito saber.
Quizás algún día le encuentre una utilidad a este superpoder, no sé. Mientras tanto, seguiré practicando mi cara de “cuéntame más” (siempre es buen momento para colar un gatete).

CF_16554_adelante_cuentame_mas

Cuarto Objetivo cumplido: Escribir un blog

¡Hace un mes que cumplí 29! Qué rápido pasa el tiempo a partir de cierta edad… 

A día de hoy, creo que doy por cumplido el objetivo del blog, llevo un mes posteando asiduamente, e intentaré seguir por este camino. 

He conseguido publicar 29 posts, casi uno al día, y puedo decir con orgullo y satisfacción que:

¡¡he llegado a las 1000visitas!!  

 Con unos 350visitantes, así que de media, cada persona q ha entrado se ha leído 2-3 posts… ☺️☺️☺️ Pensé que nadie o casi nadie entraría, ¡así que estoy encantada y muy agradecida! ¡Espero que os resulte al menos entretenido! 

Del resto de objetivos, en curso está el de leerme 50 libros en todo el año. Este mes he leído cuatro:  

 
Más o menos debería leer uno a la semana, así que no voy muy retrasada. Contando que además dos de los leídos han sido en inglés… ¡Me doy por contenta!

Y el de la maratón de montaña… Ahí seguimos, entrenando a tope. Mi plan era correr Traveserina pero no he conseguido dorsal en el sorteo… Así que igual me veis corriendo una maratón de montaña nocturna, ¡¡Y que sea lo que dios quiera!!

Así que a día de hoy, 23 de enero, la lista está tal que:

  1. Correr una maratón de montaña
  2. Formar parte de un equipo
  3. Pisar un nuevo continente
  4. Hacerme un tatuaje/piercing
  5. Teñirme el pelo
  6. Comer algo que nunca haya probado antes
  7. Tirarme a un guiri
  8. Hacer voluntariado
  9. Hacer un viaje totalmente sola
  10. Escribir un blog
  11. Probar una droga
  12. Hacer paracaidismo
  13. Bañarme en pelotas en el mar
  14. Subir al Urriellu
  15. Mandar a la mierda a alguien a quién no soporto
  16. Morrear con una tia
  17. Dar una vuelta en moto acuática
  18. No volver a liarme con un ex
  19. Ver auroras boreales
  20. Leer 50 libros en un año
  21. Conocer una ciudad española nueva
  22. Aprender a tirar la toalla, y asumir que hay cosas imposibles.
  23. Tirarme a la piscina con alguien, sin pensar en las posibles consecuencias.
  24. Visitar un museo borracha.
  25. Tener una cita con un desconocido
  26. Ir a un parque de atracciones
  27. Aprender a ser más asertiva
  28. Volar en helicóptero
  29. Probar Pole dancing
  30. Aprender a pilotar un aeroplano