Aventuras y desventuras en el Trail del Alto Aller

Yo, como bocazas profesional, he tenido que apostar a un amigo una fartura a cuenta de quién gana a quién en el Trail del Alto Aller. 


Por supuesto los entrenos por el recorrido no incluyeron ni la primera subida hasta arriba del todo, ni los últimos 10km y su  “pequeña” subidina…

Así que, cuando mi compañero/contrincante, me adelantó en el km 4, pensé, “ya morirás, ya, y allí estaré yo para devolvertela!!!”. No me considero taaan competitiva, pero a veces me sale esa vena 😂
Así que, tras 33km de calor, desniveles de decir… ¿no lo había más pindio? 4 caídas seguidas en un prao casi vertical e infinitos sufrimientos, seguí sin encontrar a mi colega y pensé q se merecía 100% que le invitara a la comida, porque sin apenas entrenar marcarme ese ritmo… 


Así que cual no será mi sorpresa al encontrarmelo en meta tan campante, duchado y cambiado, ya que había abandonado algo así como media hora después de adelantarme… y yo buscandolo más de 5horas. 

Al final un muy buen tiempo, 7h y7′ y pese al sufrimiento general, un carrerón. 

P.D. Mañana no me levanto

Sigo viva, sigo…

Tengo el blog abandonado, soy consciente, pero es que cada día estoy más ocupada, y como siempre, quiero hacer un millón de cosas, así que el blog se ha ido quedado atrás. Además, que nada como perder un hábito para que retomarlo cueste el doble. De ahí surgen todos los propósitos (repetidos) de año nuevo, que al final nadie cumple… 

Ultimamente me he dedicado a leer mucho, en breves acabo con la tetralogía del Cementerio de los libros olvidados de Zafón, que me ha enganchado a tope. También me he reencontrado con Laura Norton y tengo pendiente terminar el libro que me traje de Berlín. 

También nos hemos dedicado a ponernos tibios… con un poco de todo, no va a ser todo correr. 


Ayer estuve viendo a Boris Izaguirre en el Niemeyer, siendo entrevistado por Juan Ramón Lucas, y sinceramente, la imagen que tenía de él era muy errónea. Desde luego ¡¡¡me encantaría salir de cañas y de fiesta con él!!!


He estado en Madrid por curro, disfrutando de uno de los mayores placeres de la vida (sin lugar a dudas) ¡el buffet de desayuno!. También he conocido la sala VIP de Barajas, y he encontrado a mi primer famoso en la T4… Antonio Orozco. (Podría haber sido peor, y haber sido Melendi). 

Hemos entrenado en Redes, en Felechosa, en Somiedo… y hemos disfrutado de esta gran primavera que por una vez, de verdad lo parece. 


Intentaré no dejar pasar otro dos meses, pero no prometo nada. 

Por si las moscas… ¡feliz verano! 😉

Juan Menendez Granados

No se si conocéis a Juan Menéndez Granados, pero en un chaval asturiano que tiene el honor de ser el primer hombre en llegar al Polo Sur, en bicicleta y sin asistencia. Tardo 46 días totalmente solo y sin ayuda externa, ¿te imaginas? 

Tuve el placer de escucharle contar su aventura unos meses después en el TedxOviedoUniversity de aquel año, y podéis creerme que se te ponen los pelos como escarpias solo de pensarlo. 

Pues con su última aventura, que acaba de empezar, pretende cruzar Mongolia, en bicicleta, unos 2000km en 40días por un recorrido inédito (al menos en bicicleta y con ese fin). También lo hará solo y sin asistencia, lo que al menos a mí, me volvería loca (¡¡nadie con quién hablar!!). Si queréis seguir su aventura, yo le sigo en twitter:

@Juan_M_Granados

Lo que más rabia me da, es la escasez de patrocinios que ha generado. Cuando sus gestas… no tienen ni comparación con los futbolistas (por poner un ejemplo fácil). Una pena. 

Y yo quejandome por correr Peñamellera el sábado… 

Cuando los 16 eran la edad a llegar

En su momento se me pasó publicarlo por el lío navideño pero el otro día colgué por fin en casa un cuadro que me regalaron en mi cumple y me acordé que es digno de enseñar. 
No me preguntéis por qué, porque no sabría explicarlo, pero en mis años de instituro se llevaba escribirte cartas, no notas, no, cartas, empezabas escribiéndote con amigas con las que te pasabas todo el día y acababas escribiéndote con cualquiera (chicos que te gustaban, chicos que no te gustaban, gente de otros institutos, novios, amigos…). Siempre le debías una carta a alguien. 

No os creáis que es coña, en casa de mis padres tengo cientos de cartas de aquella época… es absurdo guardarlas, lo se, pero 15 años después, aún no he tenido nunca la intención de tirarlas. 

Así que imaginad mi cara cuando una de esas cartas aparece ante mí enmarcada. Era de cuando Amanda cumplió los ¡16! La edad con la que por fin ¡podías entrar en la Real! La edad que nos hacía sentirnos y creernos mayores ( 😦 )


No sé si se ve, pero le decía que hacía casi año y medio que nos conocíamos, y que eso era mucho tiempo. 14 años después, me ha devuelto la carta para volver a sentirme una quinceañera cada vez que la miro. 

Me voy con mi ropa PHO hasta el Tic. Ya nos vemos.

Soy mujer, ingeniera y trailrunnera

¿Es necesario un día de la mujer? No debería, joder, no debería. 

Estamos en el año 2017. Estamos en el futuro, coño. 

Yo no debería cobrar menos que mi compañero de al lado solo porque tiene pene. Nadie debería poder decirme que me han dado un proyecto solo por tener enamorado al jefe. Soy ingeniera, no secretaria. Ningún hombre debería sentirse más listo que yo solo porque sí, porque además, seguramente no lo sea. Por ser mujer no me voy a echar a llorar. No soy un florero, tengo opiniones propias, aunque no te gusten. Si quiero tener hijos, los tendré, si no quiero, no, incluso si quiero tener pene, también lo tendré. No necesito que nadie me diga lo que puedo o no hacer con mi cuerpo. 

¿Exagero?

Hace unos años, en una entrevista para Nestlé en Cantabria, me preguntó el responsable de la contratación, que si tenía novio, y le dije que no, pero que no entendía muy bien por qué me lo preguntaba. Y me dijo, que era por saber si antes o después me iba a ir de la empresa por seguirle, “porque ya se sabe que las mujeres siempre siguen a sus parejas”. 

Cuando todo este tipo de tonterías se dejen de lado, entonces podremos mandar el día de la mujer a la mierda…

Visita a un campo de concentración: Sachsenhausen

Aprovechando el viaje a Berlín, nos apuntamos a una visita guiada al Campo de Concentración de Sachsenhausen, que está como a una hora de tren de la capital. 


Lo primero que te explican al llegar es la diferencia entre un Campo de Concentración y un Campo de Exterminio, que es que uno estaba destinado a trabajos forzados, y otro directamente a deshacerse de la gente de forma rápida, y en la que el verdugo no tuviera ningún contacto con los asesinados. (Pobrecillo el verdugo, claro).

Tenía una distribución de los barracones en triángulo, que permitía la visibilkdad desde cualquier punto. Los “presos” entraban por la Torre A, la más alta del campo, donde se situaba una metralleta y uno o varios guardas, y después en las esquinas del campo y en zonas intermedias, se situaban otras torres más bajas, lo que permitía una visión completa del centro y ayudaba a generar el “miedo absoluto”, que era la sensación que tenían todos los reclusos de que siempre había alguien vigilandoles, siempre.


El humor negro de los nazis, puede verse en muchos de los carteles que todavía estan presentes, el primero, en la puerts de entrada “Arbeit macht frei” algo así como que el “trabajo te hará libre” era una broma macabra. 


Anexo al campo, aunque por el exterior, se encontraba la “Estación Z” donde se producían los asesinatos en masa a veces de gente del campo, y otras, detenidos que solo llegaban al campo a ser sacrificados. Fue uno de los sitios donde se probó la cámara de gas a pequeña escala. Ni siquiera hay ningún registro sobre la gente que murió en la Estación Z, solo contabilizaban a los detenidos en el campo de concentración, que nada más entrar, perdían su nombre y su identidad y pasaban a ser un número.


Caminar por allí, da escalofríos, y no puedes evitar pensar en los muros actuales, y en a dónde nos conducirán nuestros errores presentes. 

Dónde comer en Berlin

No seré yo quién le diga a nadie qué ver o no en Berlín, porque la ciudad tiene de todo, pero por si alguno estáis dudando, aquí van algunos consejos gastronómicos, a.k.a. sitios donde comer como si no hubiera un mañana. 🙂

Mustafa’s

¿Sabías que el Kebab se inventó en Berlín? Pues te puedes imaginar la cantidad de kioskos con kebabs que te puedes encontrar. Tienen hasta una normativa muy estricta que les obliga a retirar el rollo de carne a diario si no lo acaban (como en España vamos), para que la carne sea fresca. Pues dicen que el mejor kebab de la ciudad se come en Mustafa’s.  


Es un chiringuito en el barrio de Kreuzberg, y la gente hace colas de 1 y 2 horas por un kebab. Se dice que hasta tiene una webcam en la que ver como va la cola. Y ¿merece la pena?

100%. Y lo digo yo que no como kebabs en general. Le echan un poco de todo, y ¡está delicioso!

The Bird

Si los kebabs se inventaron en Berlín, las hamburguesas se inventaron en Hamburgo (ojito con los alemanes que no dan puntada sin hilo), así que no pudimos saltarnos el que está considerado el mejor restaurante de hamburguesas de la ciudad, The Bird


Hay que decir que estaba buenísimo, aunque solo tenían cheesecake de postre (qué pena, ya de morir, morir a gusto). Hay que llevar reserva, porque está lleno siempre, pero otro que no debería saltarse ningún fartón, como nosotros.

También tuvimos oportunidad de probar la comida local en un restaurante alemán, y pudimos probar tanto el plato berlinés, que digo yo que será como nuestro plato de chorizo, huevos y tortos, pero en versión germana. 


Y este plato de pasta con mucho queso y cebolla. Había leído que era típico de Berlín pero ni mi profesora de alemán lo conocía, así que dudé de si sería verdad.


Estaba riquísimo pero fue imposible acabarlo, ya que tanto queso llenaba un montón. 

Y por último…

¿Qué decir de las pastelerías/bocaterías alemanas? Allí es muy habitual desayunar un café en casa y comprar otro y más algo de comer en el metro. Así que te bombardean con escaparates como este en cualquier sitio…

Sobre el dulce… solo decir que si me hacen un análisis de sangre ahora mismo, soy 80% azúcar (y seguramente me esté quedando corta).