Escalada como espejo del alma

Después de más de un mes de clases de escalada puedo afirmar con rotundidad que se me da de pena. 

Dice el monitor que escalar es como mirarse a un espejo, y que tu personalidad se refleja en cuanto empiezas. Así que mi habitual estrés y nerviosismo, tenía que aparecer. 


Por supuesto tener algo de vértigo, y mucha imaginación, no ayuda, ya que te imaginas las muchas formas en las que te vas a estampar contra el suelo. Además según vas subiendo, más aplastada te ves contra la goma (y sigo siendo demasiado joven para morir), lo que hace que empieces a sudar mucho más, las manos resbalan, brazos y piernas tiemblan… un revuelto de Ana en el suelo, y adiós mundo cruel. 


Aún así, me niego a abandonar, sigo creyendo que con ayuda de mis amigos, y bastante entreno conseguiré mejorar lo suficiente para subir al Urriellu, y estoy convencida. (Otra cosa será que al llegar arriba me tenga que bajar el helicóptero).


En cualquier caso, me siento como con 18 años (que pocos más tengo) cuando intentaba sacar el carné de conducir, y me parecía la cosa más difícil del mundo, de nuevo muchos nervios y no podía evitar pensar que los canis de este país sacaban el carné con la gorra y yo ahí atascada. Al final resultó que con la práctica, todo acaba resultando mucho más sencill, así que ¡de aquí al Everest! (Que además es el nombre de una vía de escalada).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s