Descansando que es gerundio

Este fin de semana me lo tomé de descanso. Con toda la tranquilidad del mundo. ¿Puede haber algún placer mayor que levantarte cuando te lo pide el cuerpo y desayunar (y redesayunar) fuera?

No hablemos ya de tumbarte al sol a leer, conseguir cenar (¡por fin!!!) en el Padrino, o salir a tomar cócteles. 

  
Siempre he pensado que una de las razones por las que confío tanto en mi misma, son mis padres, que siempre me apoyan aunque piensen que estoy loca en prácticamente todo. Así que no os imagináis lo mucho que significa que mi madre se calce unas mallas y se venga conmigo a la carrera de la mujer.

 

 Seguramente podríamos haber ido más rápidas. Pero esta vez solo se trataba de pasarlo bien. 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s